Pasar al contenido principal
Relájate en el barrio de Santa Ana, una parte silenciosa de la ciudad con un encanto propio. Admira los molinos de viento en las murallas y pasea por dos gremios de arqueros inmemoriales, pasando por el Museo del Folclore, el Centro de Encaje y la Capilla de Jerusalén hasta la iglesia barroca de Santa Ana.