Pasar al contenido principal
Descubrimos los tesoros bien escondidos y desconocidos del barrio pintoresco y popular de Santa Ana. En camino vemos las iglesias de Santa Walburga, de Santa Anna y de Jerusalén con su Centro de Encaje. El gremio de los Arqueros de San Sebastián y los antiguos molinos de viento valen una parada.
• Desconicida
• Iglesia de Jerusalén
• Patrimonio Unesco