es

No hay nadie tan “particular” como los habitantes de Gante (Gent). Está en sus genes. Sus habitantes se levantaron contra el Emperador Carlos I, fundaron el primer sindicato flamenco y han construido numerosas iglesias y monumentos impresionantes. En la Catedral de San Bavón puede admirar el El cordero místico de los hermanos van Eyck y antes de acomodarse en una de las terrazas de los canales Grasslei o Korenlei, dé un paseo por la señorial torre del Campanario, el recién estrenado mercado cubierto y el monumento protegido que es el Ayuntamiento. Por supuesto, no se olvide del Castillo (Gravensteen), de 1180, y el adyacente “Patershol”, un barrio medieval pero con animadas callejuelas por descubrir. El Huis van Alijn, el Museo del Diseño y los museos SMAK y STAM son uno por uno prueba del carácter rompedor de la ciudad. Esta característica se aplica igualmente a la gran población de estudiantes que habita en Gante y la energía que crea en su panorama cultural y nocturno. No se puede perder las Fiestas de Gante (“de Gentse Feesten”) el festival metropolitano más grande de Europa que cada año, a mediados de julio, hace arder la ciudad.

www.visitgent.be
hay conexión directa de tren entre Brujas y Gent-Sint-Pieters (duración: 23 min.; www.belgianrail.be). 

Reserve su estancia