es

Casas de Caridad

Estas pequeñas zonas residenciales fueron construidas desde el siglo XIV gracias a la caridad. Los artesanos de ese tiempo quisieron proporcionar a los miembros ancianos o enfermos de su gremio un techo bajo el que vivir; también viudas y caritativos ciudadanos que simplemente buscaban así su lugar en el cielo. Para asegurarse un lugar en el cielo, cada complejo residencial tenía su capilla donde los vecinos tenían la obligación de enviar sus oraciones de agradecimiento. Hoy en día, todas las Casas de Caridad están restauradas
y modernizadas y en algunas aún viven personas de la tercera edad. Con sus pintorescos jardines y fachadas blancas, son lugares por excelencia para encontrar la calma. Además, son de entrada libre para todo aquel que sepa respetar el silencio.

Reserve su estancia